Equipos startup: Lo que callan los organigramas

General

Por Consuelo Rebolledo, Talent Manager de Start-Up Chile

Si le preguntáramos a esas pequeñas cajitas conectadas de tu organigrama que dibujas para explicar cómo se conforma tu equipo actual: ¿qué piensan de tu startup?, te sorprenderías de todo lo que saben. 

Tu organigrama es mucho más que la representación gráfica de jerarquías y límites de pertenencia a un área o departamento. Es el reflejo de un sistema humano en constante movimiento, capaz de retratar a la perfección prioridades, estrategia de negocio, cultura e incluso los miedos y preocupaciones más profundas de sus fundadores. 

Desde las estructuras de cascada más tradicionales, pasando por los organigramas matriciales organizados en torno a líneas de negocio, hasta las células de trabajo, tan comunes en los equipos de desarrollo, cada organización tiene algo que decir respecto a procesos, dinámicas de comunicación o concepción de autoridad. 

La manera en que una startup va construyendo esta estructura es clave a la hora de tomar decisiones de contratación, priorizar proyectos y por sobretodo determinar cuán escalable será la solución, por tanto, no puede estar desconectada de la estrategia del negocio, ni menos volverse estática. Lo importante es darle el foco necesario e ir revisándola constantemente.

Existen distintas acciones simples que pueden ayudar a que tu organigrama vaya en línea con la empresa que quieres construir y las metas que quieres alcanzar. Desde la visión de la industria, una buena práctica es investigar cómo se organizar otras startups similares a la tuya que tengan mayor trayectoria en el mercado (El sitio Theorg.com tiene miles de organigramas de startups con nombres y cargos absolutamente disponibles). 

Por otra parte, desde la visión cultural, leer casos prácticos sobre distintas aproximaciones y evaluar con cuál te identificas más es altamente recomendable (en este artículo se comparan los estilos de 4 startups icónicas). 

Finalmente, desde la visión más estratégica, implementar ejercicios internos de Workforce Planning periódicos te permitirá alinear tus objetivos de negocio a 12 o 18 meses con el equipo que necesitas para darles respuesta. Además, esta es una excelente forma de ir identificando qué talento tienes que salir a buscar y qué talento interno tiene el potencial de crecer. 

No importa en qué etapa de desarrollo estés; dibujar, visualizar, revisar y adaptar tu estructura a los desafíos que un crecimiento acelerado exige, es el mejor camino para construir una organización sólida desde su base. Recuerda siempre que esas cajitas pequeñas pueden decir mucho más sobre tu negocio que lo que tienen escrito en su interior.