El gran negocio que casi nadie ofrece

General

Por Trinidad García, International Growth Manager de Start-Up Chile

Como lo predijo Forbes en en este artículo, la demanda por programas de softlanding entre los emprendedores de la región ha ido en claro aumento durante el último año, considerando especialmente la situación pandemia, que está obligando a las startups a empezar su viaje de expansión lo antes posible para diversificar el riesgo. Básicamente, “expandir o morir” se vuelve una realidad inminente para muchos fundadores que intentan sobrevivir entre la incertidumbre y una fuerte desaceleración en algunas industrias, producto de la emergencia sanitaria.

Existen aceleradoras en la región que ofrecen programas de softlanding a startups internacionales; intentan reunir cohortes de emprendedores para empaquetar talleres y servicios, donde se ofrecen capacitaciones sobre los procesos legales y administrativos, conexiones con mentores, empresas e inversionistas. 

Existen varios y diversos webinars que ofrecen información sobre los distintos mercados, especificando bondades y las muchas razones por las que las startups deberían instalarse en sus países de destino.  También hay iniciativas gubernamentales como el Go Global de Prochile y Corfo, que ofrecen programas de softlanding a empresas chilenas en los mercados de la Alianza del Pacífico, además de EE.UU. 

Toda esta iniciativa es de gran valor, y cumple con el objetivo de apoyar a los emprendedores en sus procesos de internacionalización. Sin embargo, existe aún muy poca oferta permanente de servicios específicos para startups, especialmente enfocados en las necesidades de founders de scaleups. 

Estos emprendedores más experimentados en procesos de internacionalización muchas veces ya tienen resueltos ciertos aspectos (trabajan con una firma de abogados que opera a nivel regional o bien llegan a un nuevo mercado de la mano de un cliente o inversionista). Entonces, lo que buscan es poder pagar por el servicio exclusivo de su necesidad, es decir, los programas de softlanding empaquetados dejan de ser atractivos para ellos. Hoy, son pocas las consultoras que resuelven este dolor, y los emprendedores obtienen respuestas a sus preguntas en sus pares, aquellos que acaban de abrir operaciones y son capaces de dar una lista actualizada de proveedores, además de insights sobre la cultura empresarial del destino.

Por tanto, ¿dónde está el aumento en la oferta de servicios de softlanding que debería acompañar la demanda que presagió Forbes? El ecosistema suele reaccionar rápidamente a nuevas necesidades, esperamos desde Start-Up Chile que esta no sea la excepción. Si tienes expertise en el tema, esta puede ser la oportunidad de negocio que estabas buscando.