Chile como un Hub de Innovación Mundial en Soluciones Antimicrobiales

General

Por Daniel Martínez, Copper 3D

Cuando pase esta pandemia todos queremos volver a nuestra vida habitual. La pregunta del millón es: ¿Qué va a ser “lo normal” después de esta pandemia? Hablar de “post-pandemia” cuando aún estamos con miles de contagios diarios en el país puede sonar como a “demasiado optimista” o incluso como “negacionista”, pero debemos empezar a pensar seriamente en todos los desafíos que nos vamos a encontrar en el futuro.

¿Podremos viajar libremente por el mundo sin miedo de llegar con alguna infección grave? ¿Asistiremos a eventos deportivos masivos, conciertos, cines, gimnasios, colegios, universidades, supermercados, malls o restaurantes? ¿Iremos a un templo religioso sin aforo? ¿Nos tendremos que resignar a una “nueva normalidad” de cuarentenas, horarios sumamente restringidos, y nula vida social? ¿O daremos la pelea a este virus,  articulando nuevas estrategias y tecnologías disponibles y creando un panorama más seguro y funcional para todos?

Creo que nos gustaría la útima opción, y en Chile podemos aportar en la creación de esta “nueva normalidad” con el set de innovaciones endémicas que se están desarrollando rápidamente en nuestro país.  

Quizás si vemos el vaso medio lleno, de un futuro un poco más luminoso, nos podríamos cuestionar lo siguiente:

¿Desde Chile podemos colaborar en darle forma a esta “nueva normalidad”, usando todo el know-how que tenemos en soluciones antimicrobiales basadas en Cobre, Micro-Cobre y Nano-Cobre? ¿Y si Chile fuera en el futuro próximo un hub de innovaciones endémicas basadas en las propiedades antimicrobiales del cobre y con un impacto global y multi-industria?

Chile en los últimos 10 años se ha transformado en un polo de innovación único en el mundo. Se han dado las condiciones endémicas perfectas para el nacimiento de más de 70 empresas que están desarrollando soluciones disruptivas basadas en las propiedades antimicrobiales del cobre.

Este es un hito notable que incluso ha sido mencionado en un artículo del World Economic Forum y que también ha sido cubierto por diversos medios internacionales.

Lo interesante de esto es que, si bien en Chile estamos muy familiarizados con este tema, y prácticamente todos tenemos algo en nuestras casas con cobre, micro-partículas de cobre o nano-partículas de cobre por sus propiedades antimicrobiales (desde calcetines hasta esponjas para lavar platos), resulta que fuera de Chile este es un tema muy desconocido.  

En los últimos 3 años que me ha tocado viajar mucho al extranjero y he hablado con mucha gente sobre las propiedades antimicrobiales del Cobre y siempre recibo el mismo set de preguntas de vuelta: ¿El cobre? ¿Antimicrobial? ¿En serio? ¿Y es efectivo? ¿En serio funciona? ¿Pero cómo mata a las bacterias y virus? ¿Pero es tóxico entonces? ¿Y entonces si es tan bueno y efectivo, por qué no lo usan en todos los hospitales del mundo? ¿Y por qué entonces no se usan en artículos médicos, en contenedores de alimentos o en los aviones y aeropuertos para evitar contagios entre continentes? o en el transporte público?

Lo más espectacular de todo es lo siguiente: Hoy, en medio de la peor pandemia de los últimos 100 años, como país estamos ad-portas de entrar a los mercados internacionales con todo un set de soluciones antimicrobiales para todo tipo de productos, en varias industrias y que se van a demandar literalmente en todo el mundo.

Nosotros con Copper3D con nuestros materiales para impresión 3D somos solo un ejemplo de las muchas empresas chilenas expertas en soluciones antimicrobiales, innovación que nos ha permitido en pocos años transformarnos en pioneros y líderes del sector de “Impresión 3D Antimicrobial” y generar un impacto mundial en industria, sobre todo ahora con nuestro proyecto “Hack The Pandemic”  y las validaciones que hemos logrado de nuestros materiales como agentes Antivirales de efectividad contra el Coronavirus Humano, o nuevas validaciones como registro de nuestra compañía en FDA y EPA (USA).

Pero esto no se trata solo de impresión 3D antimicrobial. En Chile tenemos empresas expertas en soluciones antimicrobiales como textiles, aditivos, implementos de desinfección, celulosa, recubrimientos, láminas, ropa de bebés, ropa de uso veterinario, y un largo etcétera.

Podríamos fácilmente proyectar que próximamente veríamos a nuestro querido cobre como agente antimicrobial muy presente en apósitos y artículos médicos, filtros de aire, pinturas, revestimientos, packaging de alimentos y hasta celulosa para hacer papeles antimicrobiales de uso clínico.  ¿Se imaginan el impacto global que tendría todo esto?

El futuro es prometedor para todas estas empresas, conozco personalmente a muchos de sus fundadores y todos están viviendo un período de crecimiento explosivo en ventas y están rápidamente desarrollando nuevas soluciones para los nuevos desafíos que se vienen de cara a lo que queda de esta pandemia y al escenario post-pandemia.

Chile ha sabido usar sus ventajas competitivas y know-how en cobre para desarrollar un espectacular ecosistema de innovaciones en torno al cobre antimicrobial, un muy buen ejemplo de lo que podríamos acuñar como Innovación Endémica, ya que se han dado condiciones únicas en Chile para empezar a liderar a nivel mundial la conversación en torno a este tipo de soluciones.

Este ecosistema en los próximos meses y años dará mucho que hablar y cambiará radicalmente el panorama de lo que exportamos como país, generando además un impacto mundial en el combate contra virus y bacterias multi-resistentes que ya se asumen como parte de los grandes desafíos de la humanidad en los próximos años.

Creo que llegó la hora de pegarse el salto y empezar a exportar Innovación del cobre, ojalá toneladas de productos con alto valor agregado y de impacto mundial, que puedan evitar infecciones y salvar vidas a escala global.