“Ese choque de dos mundos (Ciencias y Negocios) es súper desafiante, es complejo y requiere mucho esfuerzo”

General

Por Fernanda Vargas, Content Manager de Start-Up Chile

Emprender es desafiante en cualquier área, sin embargo, este reto aumenta cuando hablamos de la industria biotecnología, donde se mezclan los negocios con pruebas científicas, descubrimientos e investigaciones. Es así como se escribe el camino de Marías Figliozzi, CEO de Unibio y ganador de la última versión del Demo Day del programa Build de Start-Up Chile, un especialista en economía y software que decidió apostar por el mundo biotech de la mano de dos científicas expertas ( PhD. Vera Alvarez y PhD. Claudia Casalongue) para desarrollar nanovehículos basados en compuestos naturales y economía circular para mejorar el rendimiento de agroinsumos.

Siempre nos preguntamos si un emprendedor nace o se hace. Matías cree en la segunda opción.

Creo que siempre tuve el espíritu emprendedor. Cuando éramos más chicos con mis hermanos vendíamos cosas en el barrio,  limonadas como en las películas. Sin embargo, el emprendimiento formal partió hace 10 años,  con  mi hermana y cuñado decidimos hacer un negocio online de frutas y verduras, desde el campo hasta el consumidor final para saltar eslabones de la cadena de comercialización y así vender más barato y fresco, en ese momento estaban surgiendo las redes sociales, donde fue el boom de las ventas online y salió en muchos medios, pero no funcionó.

Había dejado mi trabajo para emprender, no me salió muy bien, pero ya me había tirado a la pileta por el negocio. Aunque en lo económico no gané porque me terminé yendo del proyecto y entonces volví al mundo privado a trabajar en relación de dependencia, y en estos trabajo conocí a Vera Alvarez, quien es hoy una de mis socias en Unibio.  También trabajé en Gobierno fomentando el ecosistema emprendedor, siempre estuve en el mundo emprendedor porque me gustaba. 

El año pasado llegó el momento de volver a emprender, de volver darme una oportunidad. Como estaba trabajando mucho en este mundo, ya conocía sobre startups, no sólo emprendimiento como empresa sino el emprendimiento como empresa  sino como proyectos escalables y globales, entonces quería hacer eso, me desafiaba. Hablando con Vera de su proyecto de investigación, me cuenta que estaban buscando un socio nuevo para sumarlo a su equipo, así que me auto-postulé y ya va un año y medio que estamos trabajando en Unibio“. 

La industria de la biotecnología es muy distinta a cualquier otra, sobre todo si la comparamos en tiempos del desarrollo de una startup, entonces nos preguntamos ¿Cómo Matías llega a trabajar en la industria Biotech?

Entré al proyecto más complejo que se podía meter. Todas las tecnologías ágiles, lean que se enseñan en los programas de emprendedores hay que adaptarlas, porque están más pensadas para el desarrollo de software. Anteriormente,  tuve un emprendimiento de software , entonces creía saber cómo  funcionaba pero para Bio este proceso es  más complejo, la ciencia es muy difícil

Si puedo identificar alguna, la principal barrera es la comunicación. Los científicos están tan especializados, estudiaron tanto tiempo sobre ese tema, que se entienden muy bien entre ellos pero les cuesta muchísimo lograr entender qué es lo que agrega valor desde la óptica de negocios, desde lo científico todo agrega valor, pero no necesariamente todo lo que hacen tiene valor desde lo económico -comercial en el momento en que uno está tratando de vender.  A la vez es un desafío que los científicos entiendan porqué uno está reordenando las prioridades de una manera distinta a las cuales ellos lo harían, para generar conocimiento

Ese choque de dos mundos es súper desafiante, es complejo y requiere  mucho esfuerzo y hace también que todo sea más lento de lo que uno ve en los libros de lean startup o lo que uno ve con celos de los emprendedores de software, qué rápido como iteran, qué rápido pueden hacer pruebas. Yo tengo que hacer una prueba de laboratorio y me lleva meses y de ahí tengo que esperar un año para hacerla en el campo y si no es esta primavera, es la que viene y tengo que esperar un año.  

Un emprendedor ha vivido en carne propia los vaivenes de este rubro, entonces son ellos mismos los encargados de aconsejar a quienes no se atreven a lanzarse con el negocio tecnológico propio. En este caso, Matías recalca: 

“Yo en particular siempre aproveché el networking. Si vas a emprender lo que más necesitas para emprender es capacidad de empuje y no rendirte, estar todo el día sorteando obstáculos. Conectarse con el ecosistema emprendedor te hace todo mucho más fácil, probablemente los obstáculos que estás sorteando otro ya lo vivió y puedes aprender de eso. Aunque sea sólo discutir tus ideas con otros, te hace pensarlo mejor y terminás evolucionando tus pensamientos y te agrega valor.