SUPpartners | Robótico chileno logra alianza con Rusia para capacitar a estudiantes en San Petersburgo

Chilean Scene, Community, EdTech, Education, News, SUP Partners, z_español

El avance de la robótica en Chile es cada vez mayor. Junto a lo que vienen haciendo los estudiantes de colegios y universidades, con ejemplos tangibles como Corazón de Chileno y la Universidad de Chile con “Bender”; se acaba de cerrar una alianza para poder generar un intercambio de conocimiento y capacidades entre nuestro país y Rusia. Dicho de otra manera, esto abre las puertas de una de las principales casas de estudios superiores del Cáucaso para que estudiantes criollos viajen a especializarse en esta disciplina.

 

El gestor de esta alianza es Rodrigo Quevedo Silva, fundador y director de Robotics Lab SCL (también creador de Overmind, silla de ruedas controlada por Ondas Neuronales) quien recientemente viajó al país sede de la Copa Confederaciones –invitado por la ONU- a participar del Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Allá intervino en foros sobre “Industria 4.0”, “Transferencia Tecnológica” y “Análisis de mecanismos de cooperación entre América Latina, Caribe y las regiones de la Federación Rusa, en automatización y mecatrónica”.

¿QUÉ SIGNIFICA?

La alianza conseguida por Quevedo establece que la Universidad Estatal Aeroespacial e Instrumental de San Petersburgo (SUAI), la Federación Rusa y el Comité Nacional de Cooperación Económica para los Países Latinoamericanos (CNCEPLA) desarrollarán 4 grandes acciones con nuestro país:

1. Intercambio de estudiantes entre Chile y Rusia
2. Prácticas de verano para estudiantes de ambas naciones
3. Intercambio de Profesores
4. Actividades conjuntas de investigación (I+D) e intercambio de materiales académicos.

En paralelo, lo que se busca establecer es trabajo conjunto de manufactura avanzada a cinco años plazo, con un plan de acción y mapa de ruta para Chile. Esto tiene como fin el incentivar la generación de emprendimientos de base robótica; apoyar la investigación y desarrollo en conjunto entre ambos países; además de realizar una feria anual rotativa de las nuevas tecnología rusas y chilenas que se desarrollan.

Rodrigo Quevedo explica que “La robótica es una industria que crece a tasas de 20% anuales y su crecimiento es proyectado en los siguientes 20 años. Al abrir esta puerta, nos podemos sumergir en esta nueva revolución industrial, llamada industria 4.0, donde podremos ser capaces de mejorar nuestra productividad como país y solucionar problemas básicos como la independencia, acceso a un trabajo digno y alimentación”.

Esta alianza comenzará a funcionar a partir del segundo semestre del presente año, cuando el Robotics Lab SCL abra su primera convocatoria “Robotics Lab OPEN Rusia” para emprendimientos de base robótica, iniciativa que seleccionará a tres proyectos que desarrollen una solución práctica a un problema masivo y cotidiano chileno, y quienes serán los primeros estudiantes chilenos que cursen esta capacitación en las tierras de los Zares.

EL OBJETIVO FINAL: MEJORAR LA ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA

La apuesta de todo esto es poder contribuir a la transformación económica de Chile mediante el desarrollo de productos terminados –dejando de lado la mera manufactura de materias primas- mediante el aporte cruzado de ambas naciones. En este sentido, el desarrollo del capital humano bidireccional, proyecta poder trabajar sobre problemas reales de la sociedad y romper los paradigmas de las revoluciones industriales, al entregar la más alta tecnología posible al artesano y a las personas.

Con esto, se podrán generar mini fábricas en los hogares, disminuyendo la cesantía y entregando herramientas tangibles a las personas para potenciar su trabajo calificado, siempre centrados en resolver desafíos productivos reales y no meramente teóricos.