Impacto global, económico y social

Impacto de Start-Up Chile

 

Hoy, Start-Up Chile es la principal aceleradora de América Latina y una de las más importantes a nivel mundial, reconocida globalmente como un experimento exitoso del sector público. Después de la implementación de SUP, más de 50 países crearon programas similares. ¿Por qué fue creado? y ¿Cuál es el impacto?

En el año 2010, SUP fue creado por el Gobierno chileno (Ministerio de Economía y Corfo) con dos objetivos: Cambiar la cultura emprendedora del país a una más global y posicionar a Chile como el polo de emprendimiento e innovación más importante de Latino América.

En el año 2015 estos objetivos fueron alcanzados. Por esta razón, desde el 2016, la aceleradora se puso nuevo objetivos: Asegurar que Chile siga siendo el polo de emprendimiento e innovación más importante de Latam e impactar la economía local a través de emprendimientos tecnológicos.

La siguiente información detalla el impacto global, económico y social de SUP.

 

Impacto en el ecosistema global

Start-Up Chile fue el primer programa de este tipo en el mundo. Desde que nació, ha incentivado la creación de iniciativas similares en otras partes del planeta, ha crecido en redes y ha sido foco de estudios académicos de todas partes del mundo. En los últimos 6 años, SUP ha recibido más de 1400 startups a través de sus tres programas (TSF, Seed y Scale), provenientes de más de 79 países.

 

Impacto económico

En marzo 2016 Start-Up Chile realizó una encuesta para medir el impacto económico del programa. Los datos se obtuvieron luego de una tasa de respuesta cercana al 70% de nuestro portafolio. Los encuestados fueron participantes de los programas de SUP (TSF, Seed y Scale) desde el 2010. Del 70% que respondió, 21% declaró tener valorizaciones formales y entre otras cosas que se encontraron, se puede ver el positivo impacto de SUP.

 

Impacto Cultural

Cambiar la mentalidad emprendedora chilena fue el objetivo original de Start-Up Chile. En los últimos 6 años, nuestros emprendedores has sido motores de cambio, impactado a mas de 300 mil personas residentes en Chile a través de actividades y mentorías impartidas por ellos. Con el apoyo de los startups de Start-Up Chile, los emprendedores chilenos fueron capaces de incrementar su rendimiento sustancialmente. Start-Up Chile entregó las herramientas para el cambio cultural, pero fueron sus emprendedores los que se aseguraron que esto ocurriera.